Reloj de Cuerda

  • Reloj de Cuerda

    content_img/destinos/reloj_de_cuerda_40_0_83993.jpg

    content_img/destinos/mini_reloj_de_cuerda_40_0_83993.jpg
  • Reloj de Cuerda

    content_img/destinos/reloj_de_cuerda_40_1_59760.jpg

    content_img/destinos/mini_reloj_de_cuerda_40_1_59760.jpg
  • Reloj de Cuerda

    content_img/destinos/reloj_de_cuerda_40_2_71947.jpg

    content_img/destinos/mini_reloj_de_cuerda_40_2_71947.jpg
  • Reloj de Cuerda

    content_img/destinos/reloj_de_cuerda_40_3_32003.jpg

    content_img/destinos/mini_reloj_de_cuerda_40_3_32003.jpg
  • Reloj de Cuerda

    content_img/destinos/reloj_de_cuerda_40_4_75501.jpg

    content_img/destinos/mini_reloj_de_cuerda_40_4_75501.jpg
  • Reloj de Cuerda

    content_img/destinos/reloj_de_cuerda_40_5_17209.jpg

    content_img/destinos/mini_reloj_de_cuerda_40_5_17209.jpg

SOBRE EL LUGAR

Ubicación Geográfica: Montecristi (Montecristi) Norte - Republica Dominicana

El reloj público de San Fernando de Montecristi, estructura en hierro símbolo de la ciudad -con forma semejante a una botella de champaña- fue construido por idea del venezolano Benigno Daniel Conde Vásquez quien junto al clave el, Ayuntamiento de la ciudad recolectó fondos para su compra. 


Este reloj constituye uno de los lugares más visitados por quienes llegan a la provincia, ya que es el más grande y uno de los más viejos de la República Dominicana por lo que es considerado como una de las más valiosas e importantes piezas arquitectónicas con que contamos.


Fabricado en Francia por el relojero Jean Paul Garnier a un costo de 15,000 pesos mejicanos, había servido en la ciudad francesa de Saint- Germain-en-Laye. 


Transportado desde Francia en el vapor “Lavinia”, fue llevado en carro de tranvía hasta su lugar original, el Parque Duarte- antigua Plaza de Armas- e instalado desde el 11 de marzo de 1895 siendo inaugurado el 29 de junio de ese mismo año. 


En las celebraciones de su inauguración estuvieron presentes el general dominicano Máximo Gómez y el apóstol cubano José Martí, quien expresó: “Este reloj marcará muy pronto la hora de redención de Cuba”.
La altura de la torre alcanza los 96 pies. Ha sido restaurado en tres ocasiones.

Deja un comentario